Aclarando mitos sobre la vitamina D y la exposición solar

Aclarando mitos sobre la vitamina D y la exposición solar

¿Alguna vez has escuchado que para obtener vitamina D solo basta con exponerse al sol sin ninguna protección de 5 a 10 minutos? ¿Es esto cierto? A continuación lo resolvemos:

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D es un nutriente presente en ciertos alimentos que es necesario para la salud y para mantener los huesos fuertes.

¿Por qué es tan importante la vitamina D para nuestro cuerpo?

La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio (una de las piezas fundamentales de los huesos) de los alimentos y suplementos, por lo que eses esencial para tener huesos fuertes y un sistema inmunológico saludable.

¿Cómo se obtiene la vitamina D?

Algunos opinan que se puede obtener una cantidad limitada de vitamina D de la exposición a los rayos UV del sol, pero es importante tener presente que los riesgos (incluyendo cáncer en la piel) son grandes. The Skin Cancer Foundation sugiere obtener la recomendación diaria de vitamina D al día de las fuentes de alimentos como el pescado graso, los productos lácteos y los cereales fortificados  y suplementos.

El sol y la vitamina D ¿cómo se relacionan?

En los últimos años, la teoría sobre si la exposición al sol es una fuente benéfica de  vitamina D ha causado controversia entre médicos y científicos. Algunos afirman que la vitamina D producida en el cuerpo por la exposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol puede ayudar a prevenir el cáncer de próstata, colon, mama entre otros, así como enfermedades óseas.

Se ha especulado que las personas están presentando un riesgo más grande de contraer las enfermedades mencionadas anteriormente debido a que los dermatólogos han inculcado el miedo a asolearse. Dado que la piel produce vitamina D en respuesta a la luz ultravioleta (UV), concluyen que la  solución más sencilla a esta  deficiencia son  5-10 minutos de exposición sin protección a los rayos UV del sol.

La mayoría de los dermatólogos y organizaciones para el Cáncer, entre ellos The Skin Cancer Foundation, han discutido enérgicamente en contra de esta «solución» ya que toda exposición a los rayos UV sin protección contribuye a la acumulación del daño en la piel, acelerando el envejecimiento y aumentando el riesgo de cáncer de piel en nuestra vida. Un análisis nuevo del Departamento de Dermatología, Boston University School of Medicine, también apoya esta postura.

¿Cómo obtener la vitamina D necesaria para nuestro cuerpo?

Expertos afirman que existen alimentos fortificados con vitamina D y alternativas no cancerígenas y/o suplementos alimenticios “efectivos y que no generan esfuerzo para usarse”. El Dr. James Spencer, profesor clínico de dermatología, en Mount Sinai School of Medicine, Nueva York, coincide y comenta, “si deseas obtener más vitamina D puedes obtener toda la necesaria en tu dieta. Toma bebidas fortificadas con vitamina D o jugo de naranja, leche u otros productos enriquecidos. Come salmón y otros pescados grasos o tome diariamente  un multivitamínico que contenga 600 unidades de vitamina D. Esto es mucho más seguro que ponerse al sol o acostarse en una cabina de bronceado y freír todo el cuerpo. »

 

Los alimentos más ricos en vitamina D

Aceite de Hígado

El aceite de hígado de bacalao ha sido un suplemento popular durante muchos años y contiene altos niveles de vitamina A y de vitamina D.

Pescado

Varios tipos de pescado son ricos en vitamina D. Por lo general, el pescado crudo contiene más vitamina D que el cocido, y los cortes grasos contienen más de los cortes magros. Además, el pescado en conserva de aceite tendrá más vitamina D que los enlatados en agua.

Cereales Fortificados

Un elemento básico del desayuno, la mayoría de los cereales comerciales están fortificados con vitaminas y nutrientes esenciales. Hay que tener precaución y revisar las etiquetas de estos cereales; asegúrate de elegir productos que contengan poco o nada de azúcares refinados y nada de aceites parcialmente hidrogenados.

Productos de soya enriquecidos

Los productos de soya enriquecidos a menudo están fortificados tanto con vitamina D como con calcio. Las cantidades de vitamina D varían ampliamente entre los productos, así que es fundamental comprobar la información nutricional para saber el contenido real de vitamina D.

Productos lácteos fortificados

Los productos lácteos son ricos en calcio y algunos vienen fortalecidos con vitamina D. La leche puede proporcionar hasta el  32% del valor diario de vitamina D por taza. El queso y la mantequilla también son fuentes alternativas de vitamina D. Revisa las etiquetas de nutrición para las cantidades exactas.

Huevos

Además de la vitamina D, los huevos son una buena

No Comments

Give a Reply